¡Vuelve a Jugar!

El problema

 

En muchas ocasiones creemos que una idea es buena... simplemente porque se nos ha ocurrido a nosotros. Esto hace que defendamos nuestras ideas y propuestas sin ser capaces de escuchar a los demás. 

 

Tenemos que ser capaces de escuchar a los demás, valorar sus ideas, y construir sobre ellas. Es la única manera de conseguir los objetivos: Ir todos juntos y de la mano. ¿Pero cómo?

La solución

 

La Escucha Activa es la solución. Aprender a escuchar a los compañeros, no estar enfrascados en nuestras ideas, y entender que las grandes ideas surgen en equipo son sus principales beneficios. 

 

Una vez los participantes sean conscientes de qué es la Escucha Activa, y cómo emplearla, conseguirán beneficios que trascienden el ámbito laboral: 

 

Sabrán escuchar las ideas de su interlocutor. 

Sabrán desechar ideas estériles cuanto antes. 

Serán más prácticos y comprensivos. 

 

Todo esto tanto en el trabajo como en su entorno personal. 

 

¿Cómo lo conseguimos?

 

El poder la improvisación.

 

Lo conseguimos a través de la técnica de la improvisación. "Improvisar" es tener la capacidad de encontrar soluciones ante problemas que no nos esperábamos. Y la improvisación, para poder utilizarla, hay que conocerla y "entrenarla". 

 

Vuelve a Jugar utiliza juegos de improvisación teatral para que los asistentes activen el hemisferio derecho del cerebro -el hemisferio creativo- y abran su mente a nuevas ideas y soluciones, de una forma divertida y amena.

 

 

 

 

 

 

 

Vuelve a jugar es una sesión de 3 horas donde la espontaneidad y la imaginación de los asistentes generará recuerdos inolvidables que trascenderán el ámbito laboral.

¡Gracias por opinar!
 
El taller estuvo fenomenal.  Los ejercicios fueron muy divertidos y la verdad que ayudan a darse cuenta de lo “atascadas” que tenemos las mentes en algunas ocasiones. Darse cuenta de la importancia que tiene escuchar a los demás y no centrarse en una idea, tú idea. ¡Dejar desarrollar la imaginación y la espontaneidad!

 

Patricia Marín, El silbidito de Tarantino

 
Manuel es encantador. Es una persona que te hace sentir muy cómodo desdel el principio, que escucha, que es humilde, que no juzga y que está abierto a cualquier cosa. Todo lo que nos enseñó se puede aplicar tanto a la vida personal como profesional.
Sí recomendaría el taller.
 

Susana Aparicio Cilleruelo.

Psicóloga industrial

Blog: Amor con mayúsculas. 

 

 

 

¡Manu, sólo agradecerte la tarde tan divertida y liberadora que nos hiciste pasar ayer!
Me sentí tipo niña en una tarde que todo valía y no era necesario pensar en  el "que pensarán"... 
¡Todos mis compañeros geniales! La  verdad es eso de que las apariencias engañan.
 
ENHORABUENA por tu buen hacer y por tu manera de crear grupo, creatividad e improvisación.

 

Esther Borderia, Moonz Ortodoncia